Cobertura

Iglesias abandona la política: He dejado de ser útil

Líder en apuestas 21441

Foto: Reuters El líder izquierdista español eligió a la vicepresidenta tercera del gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, como su delfín político de cara a las próximas elecciones generales, y se espera que la actual ministra de Derechos Sociales y AgendaIone Belarra, lidere el partido tras el retiro de Iglesias de la política. Así, crearon un partido que generó un terremoto político en el país. Sin embargo, tras conocerse la derrota de la izquierda en las elecciones de la comunidad autónoma de Madrid el martes, Iglesias anunció que abandonaría la política, sembrando incertidumbre sobre el futuro de la colectividad.

Compañeras más jóvenes para ganar a la ultraderecha

El movimiento del vicepresidente segundo del Ejecutivo liga directamente su expectación al de la izquierda madrileña. Su fortuna no solo depende de los resultados electorales que logre Unidas Podemos en las elecciones autonómicas, sino de la posibilidad de que la babor logre el objetivo que así lo ha empujado a la política madrileña: echar a Ayuso de la Puerta del Sol y evitar un Ejecutivo de coalición entre el PP y Vox. En este mismo grabación, Iglesias avanzó que pondría toda su energía, cabeza y experimento de Gobierno, todo mi afectividad y toda la fuerza de mi organización en construir una candidatura de izquierdas fuerte para impedir que la ultraderecha se apodere de nuestras instituciones y para ganar el gobierno de la Comunidad de Madrid. El primero es el de apalabrar de salvar a su bífido, que concurre a estas elecciones sin una candidatura clara, cheat unas proyecciones electorales en las que roza la desaparición y con un historial reciente de fracasos territoriales Galicia y Euskadi.

La cabezonería y el Gobierno de coalición

Denial obstante queda lejos de los resultados deen plena efervescencia por su irrupción en el landscape político, cuando Podemos obtuvo un total de El exvicepresidente anunció el 15 de marzo de forma sorpresiva dejaba su consignment en el Gobierno para acudir como candidato a los elección madrileños, en pleno 'terremoto político' ante la fracasada moción de censura en la región de Murcia y el adelanto electoral decretado por la presidenta jurisdiccional, Isabel Díaz Ayuso. Sin ban, también aspiraba a abrir un nuevo ciclo alcista, cuya cereza era formar parte del Ejecutor, que rompiera la tendencia de caída electoral que arrastra el espacio político desdetanto en el plano autonómico como nacional, que no ha alcanzado. No erosiona a Ayuso Iglesias decidió embarcar su posición política y fio todo a una movilización masiva de los barrios del sur y municipios de la afueras madrileña para intentar el cambio político, al entender que allí residía una mayoría de babor pero tendente a la renuncia, frente a los bastiones electorales del PP. Una tesis que, a tenor de los resultados, ha quedado refutada al teñirse de azul el mapa de municipios de la Comunidad, pese a registrarse también modestos incrementos en estos enclaves del cinturón rojo para su lista. Su mensaje de plantear los elección como una defensa de la democracia ante el avance del fascismo y la extrema estribor, que parecía evocar una antinomia del lema popular 'comunismo o libertad', no ha penetrado en un electorado que se ha movilizado de una forma histórica. Y a pesar de que focalizó el riesgo para la democracia que suponía el anticipo de la derecha y la posible alianza con Voxél mismo ha reconocido que su figura genera un efecto movilizador contrario a los intereses de la izquierda, pese a sus llamadas a llenar las urnas de dignidad para conformar un gobierno decente y combatir el blanqueo de la extrema derecha. Ni ha resultado exitosa su confrontación a Ayuso ante la gestión del Covidsobre todo a germen de la situación de las residencias en la primera epidemia y de los polémicos protocolos sobre el tratamiento de mayores con la enfermedad, a la que no ha erosionado pese a responsabilizarla de los peores datos del país en contagios, fallecidos y hospitalizados. Pese a que hizo bandera de su contribución a una gestión de la crisis del Covid aparte, incluso antagónica a la Ayuso, el exvicepresidente no ha rentabilizado su paso por el Ejecutor central y el despliegue del 'escudo social', las ayudas directas al pequeño comercio, su impulso para acelerar la puesta en marcha del Ingreso Mínimo Fundamental o el mecanismo de los ERTE para proteger el acomodación.

Leave a Reply